Santa Hortensia, 1-B - Teléfono: 91 548 95 80     caritasmadrid@caritasmadrid.org

Un encuentro para dar gracias y afrontar los nuevos retos

Bajo nuestros lemas, "La Caridad no cierra” y “Es momento de aunar esfuerzos”, la familia de Cáritas Vicaría VIII ha celebrado una Eucaristía de Acción de Gracias para presentar el trabajo que estamos desarrollando y afrontar el reto del compromiso renovado.

 

Cáritas Madrid. 29 de junio de 2020.- La parroquia San Germán de Constantinopla acogió a la familia de Cáritas Vicaría VIII para celebrar una Eucaristía de Acción de Gracias. Pese a ser un año atípico, la Vicaría no quiso dejar de celebrar lo que ya es una de sus costumbres: la Eucaristía de Acción de Gracias por la encomienda de la preciosa tarea de Cáritas, presidida por Ángel Camino Lamela, vicario de la Vicaría VIII.


La amplitud de la parroquia permitió que se pudieran cumplir con todas las medidas indicadas por las autoridades sanitarias. Además fue retrasmitida en directo por internet para que todos aquellos que, por diferentes circunstancias no pudieran acudir, sí pudieran seguir la celebración desde sus casas. Finalmente se concentraron 145 personas (70 presenciales y 75 en remoto) agradeciendo juntos un curso lleno de dificultades y bendiciones, de la mano de los sacerdotes coordinadores, arciprestes y el equipo técnico de Vicaría.

 

Este año está siendo especial, la pandemia del COVI-19 ha generado que muchas familias sufran la angustia de la pobreza y Cáritas está siendo testigo de ello. Son familias, muchas de ellas, que nunca se habían acercado a Cáritas y que ante esta situación de necesidad, soledad, encierro, incertidumbre, enfermedad… están siendo escuchadas, acompañadas y atendidas gracias a la caridad de muchos cristianos. A pesar de las dificultades, el trabajo no ha cesado. Cáritas ha trabajado para estar al lado de las personas más vulnerables y ha afrontado nuevos retos de acogida adaptada a la realidad social y sanitaria con sus limitaciones.

 

Durante la Eucaristía también estuvieron presentes a las personas de Cáritas y de nuestro entorno que nos han dejado y que están ya en la casa del Padre. Seguro que ellos desde el cielo nos acompañan y nos fortalecen en el ejercicio de la caridad.

Ángel, el vicario, dio las gracias: “Gracias por estar aquí, por vuestra gratitud. Muchas gracias por vuestro servicio a la Iglesia y por saber escuchar cuáles son los gritos hoy en Madrid”. Juntos, dimos gracias a Dios y pedimos esperanza, entusiasmo y compromiso renovado ante los nuevos retos.



Es momento de aunar esfuerzos
COLABORA CON CÁRITAS MADRID