Santa Hortensia, 1-B - Teléfono: 91 548 95 80     caritasmadrid@caritasmadrid.org

Textil empleo, la nueva apuesta de Cáritas Diocesana de Madrid

Con la instalación de 123 puntos de recogida ya son muchas las parroquias de Madrid que cuentan con un contenedor de Cáritas Diocesana. 


Cáritas Madrid. 25 de enero de 2019.- Ya están listos todos los preparativos. Cáritas Diocesana de Madrid ha instalado 123 puntos de recogida con los que garantizará en el futuro la vestimenta a las personas sin recursos. Esta iniciativa ya está implementada en otras 30 diócesis españolas. Madrid, incorporada recientemente al proyecto, toma nota de la experiencia del resto de territorios.


Aunque Cáritas Madrid comenzó a instalar sus contenedores en noviembre de 2018, los responsables de Textil Empleo ya conocen qué recipientes han tenido una mejor acogida. Con esta información, han optimizado sus itinerarios para frecuentar más a menudo los que se llenen antes. «Estamos modificando las rutas de recogida de donaciones para ser más eficientes gracias al contacto con nuestras vicarías y parroquias», explica Manuel López, coordinador del almacén de la iniciativa, situado en Getafe.


Cada semana, los cuatro empleados de inserción que trabajan en esta nave envían las donaciones en un camión de 16 toneladas a una planta integral en Barcelona. «Aunque, visto el crecimiento que estamos teniendo, posiblemente en febrero enviemos dos furgones a la semana», pronostica López. Una vez llegan las prendas a esta planta, se clasifican, higienizan y reparten entre los diferentes proyectos. Un proceso fundamental pues, según apunta Salvador García, director del Servicio Diocesano de Empleo, «en la tienda solo vamos a vender la ropa de primera categoría».


Ropa con valores

Los productos de este proyecto textil no son solo para los usuarios de las Cáritas parroquiales. Al vender estas prendas al público general se les da una segunda vida. «Un pantalón vaquero necesita casi 10.000 litros de agua para ser fabricado, pero si yo reciclo uno estoy ahorrando esa cantidad», subraya Rubén Requena. Según RefScale, una herramienta que permite calcular el impacto medioambiental en la producción de textiles, el proyecto de Cáritas ya ha conseguido ahorrar 56 millones de metros cúbicos de agua y casi 700.000 toneladas de CO2.


La iniciativa pretende generar nuevos hábitos de consumo entre sus clientes. «Hasta hace poco estábamos muy por detrás en el uso de ropa de segundo mano respecto al resto de países europeos. Ahora estamos aprendiendo poco a poco», opina Enrique Osorio, uno de los responsables de Koopera, una cooperativa de empresas de inserción social impulsada por Cáritas con especial presencia en Bilbao.


Especializada en el reciclaje textil desde hace más de 25 años, Koopera se ha convertido en el modelo a seguir en ciudades como Madrid, donde el proyecto Moda re- aún se encuentra en una fase incipiente. «El desarrollo de la economía circular es necesario en el sector textil, y se va a dar sí o sí», profetiza el responsable de esta cooperativa que en 2018 gestionó más de 18.000 toneladas de ropa.