Martín de los Heros, 21 - Teléfono: 91 548 95 80     caritasmadrid@caritasmadrid.org

Revisamos nuestros soles y nubarrones del compromiso vivido

Encuentro de Voluntariado en el Centro de Cáritas en el arciprestazgo de Espíritu Santo de Cáritas Vicaría II.

 

Cáritas Madrid. 14 de julio de 2017.- Aunque la actividad de Cáritas no conoce vacaciones, porque la pobreza no descansa, hay proyectos y tareas que realizan una pausa en los meses de verano, para que los voluntarios también repongan fuerzas y renueven su compromiso con el inicio del curso. En Cáritas cada día nos preocupa más articular el cuidado del voluntario, el centro de Cáritas de c/Hermanos Machado,5, convocó a sus voluntarios para revisar lo realizado y vivido estos meses, para después desearnos feliz tiempo estival mientras tomamos unas frutas y zumos aportados por cada persona voluntaria.


Así, en familia y con la complicidad de sentirnos Cáritas y de mejorar nuestro trabajo en equipo, compartimos esos "soles", momentos gozosos que nos han generado riqueza interior, como hacer cosas juntos, conocer personas que aunque tiene muchos problemas, te dan las gracias con una sonrisa aunque sea por haberles escuchado y tratado con respeto. Compartimos también nuestros "nubarrones", porque las personas vivimos contradicciones, miedos, resistencias y manías, y porque el sufrimiento evitable o la enfermedad, son compañeros inseparables de nuestras trayectorias vitales. Así, dejamos aflorar los nubarrones de nuestros dimes y diretes, la impotencia de no poder solucionar las preocupaciones de las personas que nos piden ayuda, los conflictos que nos surgen. También, esos momentos o detalles de "soles y nubes, de claroscuros", en donde caemos en la cuenta que a veces necesitamos parar y tomar decisiones en equipo para seguir siendo fieles a nuestros valores y misión, de reforzar aspectos de nuestro compromiso que hay que cuidar o pulir más, desde el cariño y el discernimiento, apoyándonos unos con otros.


Y todo ello, nos llevó tras el compartir, a enlazar nuestras manos, y juntos proclamar las palabras de fraternidad que el mismo Jesús nos enseñó para sentirnos hermanos e hijos de un mismo Dios que se desvive por cada una de sus criaturas.¡¡Feliz verano y a la vuelta a seguir dándolo todo por construir Comunidad viva y fraterna, amigos de los empobrecidos!!