Santa Hortensia, 1-B - Teléfono: 91 548 95 80     caritasmadrid@caritasmadrid.org

PROYECTO DE JÓVENES "DE FAMILIA A FAMILIA" EN CÁRITAS VICARIA II

Esta es la historia de ocho amigos, todos estudiantes universitarios y a los que la pandemia les cambió.


Cáritas Madrid. 5 de abril de 2021.-Esta es la historia de ocho amigos, todos estudiantes universitarios, procedentes de distintos barrios de Madrid, pero a todos ellos el confinamiento les despertó una inquietud común: con la pandemia, hay familias que lo están pasando muy mal..., algo hay que hacer; las motivaciones religiosas fueron cruciales en la iniciativa que tuvieron: " Somos los brazos y las piernas de Jesús en la Tierra"...


Mabel y Felipe, del equipo de Sensibilización de Cáritas Vicaría II, tuvieron un encuentro con ellos para conocerse mutuamente y desde ahí dejar que el Espíritu trabaje en estos jóvenes corazones llenos de generosidad:

 

¿Cómo funciona este proyecto?


Se llama "De Familia a Familia", consiste en recoger comida comprada por unas familias donantes y llevarlas a familias en situación de vulnerabilidad. Cáritas Madrid facilita las familias al proyecto y los voluntarios del proyecto la necesidad de esas familias a las familias donantes. Estas realizan una compra de alimentos frescos variada: verduras, fruta, carne.., una vez realizada la compra, los voluntarios la trasladan al domicilio de las familias receptoras. Esta comida se recoge y traslada el mismo día de la compra. Las familias donantes han ido surgiendo, en primer lugar, del boca a boca de los propios voluntarios entre sus familiares y amigos, más tarde de la transmisión del proyecto a otros conocidos y últimamente incluso de una campaña de TV y radio del propio proyecto.

 

Los voluntarios destacan los vínculos que se han generado entre ellos y las familias receptoras. Es una relación fraterna de igual a igual. Las familias donantes no conocen a las receptoras ya que se salvaguarda la confidencialidad y protección de datos. Estos jóvenes han logrado que no se trate de dar lo que nos sobra, sino de compartir lo necesario. Eso es dignidad y eso es Evangelio.