Testimonio de un voluntario de la Casa de Acogida “San Agustín y Santa Mónica”