Testimonio de Araceli: voluntaria del proyecto de personas sin hogar de Cáritas Madrid