También en verano anunciamos a Jesucristo