¿Sin salida? Perdidos en un sistema de protección social que no protege