La Casa de Acogida San Agustín y Santa Mónica retomó sus actividades después del verano