“Cáritas no es limosna, es jugar la propia carne como la jugó Cristo”, dijo el Papa