Martín de los Heros, 21 - Teléfono: 91 548 95 80     caritasmadrid@caritasmadrid.org

Las personas tenemos derechos

En el espacio de las asambleas semanales del proyecto de personas sin hogar (CEDIA), personas atendidas, voluntarios y educadores hemos empezado a trabajar la campaña del Día de Caridad y la campaña del Día de las Personas sin Hogar.

 

Cáritas Madrid. 18 de mayo de 2017.- Agosto. Un trigal. El viento agita las mieses, de manera que parecería que estamos junto a un mar dorado. Las espigas están cargadas de nutricios granos, promesa de una buena cosecha, de un buen pan que podremos compartir.


Pero el resultado, esos granos que convertiremos en harina, no es fruto de la casualidad. A su debido momento el campesino ha arado la tierra, haciendo unos surcos sobre los que caerán las semillas. Ha hecho falta el frío invernal, las escarchas, la lluvia, el tibio calor primaveral. Ha hecho falta trabajo, silencio, cariño por la tierra… El trigal ha parecido un erial, un barbecho inculto. Pero al final, los brotes primaverales se han transformadas en unos alargados tallos terminados en las espigas en las que se apiñan los granos.


Por eso mismo, para que el grano caiga en el campo fértil y no junto al camino, o sobre una dura piedra, o se la coman los pájaros o nazca entre espinos, como en la parábola del sembrador (Lc 8,4-8), el trabajo de las campañas, con las personas atendidas en el proyecto de personas sin hogar, CEDIA, se inicia con tiempo.


En el espacio de las asambleas semanales, personas atendidas, voluntarios y educadores hemos empezado a trabajar la campaña del Día de Caridad y la campaña del Día de las Personas sin Hogar.


Trabajo, cariño, silencio, reflexión… Sin duda la semilla caerá sobre una tierra fértil y generosa.