Santa Hortensia, 1-B - Teléfono: 91 548 95 80     caritasmadrid@caritasmadrid.org

La huella social de la pandemia según el informe FOESSA 2021: más vulnerabilidad social y más desigualdad

El estudio ‘Sociedad expulsada y derecho a ingresos’ de Cáritas y la Fundación FOESSA revela que ya son más de 6 millones de personas en exclusión severa en nuestro país, y destaca que el empleo no garantiza en muchas ocasiones el acceso a la vivienda o a otros recursos.


Cáritas Madrid. 7 de octubre de 2021.- Bajo el título 'Sociedad expulsada y derecho a ingresos', Cáritas y la Fundación FOESSA (Fomento de Estudios Sociales y de Sociología Aplicada), han publicado el informe Análisis y Perspectivas 2021 donde se analiza cuál está siendo el alcance de la pandemia en la cohesión social en España.


Los datos revelan que la pandemia está impactando de manera preocupante y negativa en las condiciones de vida y niveles de integración social de las personas y familias. Ya son 11 millones las personas que se encuentran en exclusión social en España. 

 

Este impacto se acrecienta más en el caso de las familias más vulnerables, lo que ha hecho que aumenten las desigualdades; de hecho, en los últimos dos años las personas que se encuentran en exclusión severa han amentado en 2 millones, siendo ahora más de 6 millones de personas. De estas personas los perfiles más afectados son las familias numerosas (47%) o los hogares monoparentales (49%), especialmente cuando la persona sustentadora principal es una mujer.

 

La vivienda, energía, agua e internet son derechos humanos sistemáticamente vulnerados, y el empleo ni siquiera asegura estos recursos ni una integración social.

 

El informe pone también el foco en dos aspectos que generan una gran desigualdad, como la brecha digital y la falta de protección de derechos sociales. En este sentido plantea una serie de retos para incidir en los desajustes estructurales de nuestro modelo de desarrollo social y en una salida de la crisis para todos que no deje realmente a nadie atrás.

 

Estos retos serían: crear empleo decente; la necesidad urgente de políticas públicas suficientes y de un sistema público de provisión de vivienda; impulsar medidas que reduzcan la brecha digital; invertir en infancia y en políticas orientadas a la familia; llevar a cabo políticas sólidas de equidad y solidaridad con respecto a la población inmigrante; que nuestros público de salud integre una perspectiva de salud mental colectiva y comunitaria; y que el IMV mejore la cobertura y protección para ser un sostén económico efectivo y sostenible para las familias que necesitan de estos ingresos.

 

Ver el informe completo Foessa 2021