Santa Hortensia, 1-B - Teléfono: 91 548 95 80     caritasmadrid@caritasmadrid.org

La familia de Cáritas Madrid celebra, junto al cardenal Osoro, el XXI Encuentro anual de personas voluntarias y trabajadores

 

Cáritas Madrid. 19 de septiembre de 2019.- Acompañados por el cardenal arzobispo de Madrid, Carlos Osoro, la familia de Cáritas Madrid se ha reunido hoy en el XXI Encuentro de personas voluntarias y contratadas en el que, a la luz de las orientaciones de nuestro cardenal, hemos reflexionado sobre nuestra misión, retos y objetivos en este nuevo curso como discípulos misioneros de la caridad.


Tras el saludo y bienvenida del director diocesano de Cáritas Madrid, Luis Hernández Vozmediano, en el que nos ha llamado a practicar la cultura del encuentro y nos ha dado las líneas estratégicas que trabajaremos los próximos meses, nuestro Cardenal ha explicado su Carta Pastoral de este curso, en el que nos adentramos en el Plan Diocesano Misionero.

A partir del texto de San Marcos, 10,  en el que narra el encuentro de Jesús con el ciego Bartimeo, en Jericó, Osoro nos ha llamado a seguir su ejemplo y preguntar, como Él hizo con Bartimeo, a las personas que nos encontramos en nuestro camino: “¿Qué quieres que haga por ti?”


Carta Pastoral curso 2019-2020: "En la misión, ¿Qué quieres que haga por tí?"

Osoro nos ha recordado que en la misión evangelizadora, nada nos debe resultar indiferente y nos ha animado a salir a todas las situaciones que viven los hombres y mujeres, y, como Jesús, preocuparnos por todas las circunstancias, especialmente las que generan sufrimiento. "Tienes que acercarte a todos", nos ha dicho. En este punto, Osoro también nos ha movido a realizar nuestra actividad como discípulos misioneros "juntos, en comunión". 


La Carta Pastoral continúa preguntarnos ¿cómo nos afecta y cómo reaccionamos cuando nos encontramos en nuestro camino a personas excluidas, explotadas, sobrantes o descartadas? Osoro nos ha animado a pensar en los gritos de esperanza que, como el de Bartimeno, escuchamos cada día en nuestro país, nuestra cidad o nuestro barrio. El cardenal nos ha dado las claves  de la respuesta al animarnos a ser “encuentro”, “acompañamiento” y “fermento”.


Osoro nos ha hablado también de la tentación de ocultar la realidad que nos encontramos en nuestro día a día: "¿Cuántas veces nos encontramos a gente que nos dice  "eso son exageraciones?", nos ha dicho. Además, nos ha llamado a preguntarnos: "¿Organizo mi vida mirando a los que tengo alrededor u ocultándolo?".  Nuestro arzobispo nos ha llamado también a practicar la mirada y la escucha para captar las necesidades de las personas que nos rodean, para entrar dentro de ellas, alcanzar su corazón y preguntarles: “¿Qué quieres que haga por ti?”.  Una pregunta que también podríamos hacernos de forma inversa, es decir, poniéndonos en el lugar del ciego Bartimeo,  y desde esa posición intentar responder a la pregunta de ¿qué le dirías a Jesús si te dijera hoy a ti “qué quieres que haga por ti?”.

Para terminar nuestro arzobispo ha afirmado: "En la misión, el abrazo y la ternura, curan. Cristo, con su Amor, introduce en nosotros una dinámica que lo cambia todo". 


Las orientaciones de nuestro cardenal nos han animado y guiado en la misión que, en nombre de la Iglesia, realizamos  cada día como agentes de Cáritas para anunciar la Buena Noticia: que tenemos un Dios que nos quiere y nos salva. Una Noticia que hacemos llegar a los hombres y mujeres que nos encontramos en nuestro camino a través de la acción caritativa.


Tras compartir las orientaciones de la Carta Pastoral del curso, el cardenal ha presidido la Eucaristía de acción de gracias.