Santa Hortensia, 1-B - Teléfono: 91 548 95 80     caritasmadrid@caritasmadrid.org

La belleza de la palabra "compartir"

Comida solidaria en la parroquia de Santa Teresa de Calcuta de Vicaria III.


Cáritas Madrid. 12 de diciembre de 2018.- Con motivo de la II Jornada Mundial de los Pobres, establecida por el Papa Francisco, la parroquia de Santa Teresa de Calcuta (Vicaría III), que atiende a parte de la población de la Cañada Real, ha celebrado hace unos días una comida a las que asistieron 60 personas, y en la que, personas atendidas por la Cáritas parroquial, confraternizaron con voluntarios y otros miembros de la comunidad parroquial.


En un ambiente entrañable y enriquecedor, los asistentes compartieron una rica paella, pero sobre todo, compartieron vivencias.  "Tener la misma opinión o comportamiento que otro o tener, por simpatía con otra persona, el mismo sentimiento o estado de ánimo" .es una de las acepciones de la palabra "compartir" realmente bella en cualquiera de ellas, y que en este caso se ajusta como anillo al dedo al sentir de la reunión.


Al final los canticos de los diversos países de origen, pusieron de manifiesto la alegría de los participantes, y sirvieron de broche de oro para una experiencia nueva para esta comunidad parroquial, en la que se fundieron la necesidad de los unos con el espíritu de servicio de los otros, atendiendo al deseo del Papa Francisco expresado en el párrafo que cierra esta noticia.


En esta "Jornada Mundial" estamos invitados a concretar las palabras del salmo: «Los pobres comerán hasta saciarse» (Sal 22,27). Sabemos que tenía lugar el banquete en el templo de Jerusalén después del rito del sacrificio. Esta ha sido una experiencia que ha enriquecido en muchas Diócesis la celebración de la primera Jornada Mundial de los Pobres del año pasado. Muchos encontraron el calor de una casa, la alegría de una comida festiva y la solidaridad de cuantos quisieron compartir la mesa de manera sencilla y fraterna. Quisiera que también este año, y en el futuro, esta Jornada se celebrara bajo el signo de la alegría de redescubrir el valor de estar juntos. Orar juntos en comunidad y compartir la comida en el domingo.