Santa Hortensia, 1-B - Teléfono: 91 548 95 80     caritasmadrid@caritasmadrid.org

El día a día de la Colonia Urbana "Semana Santa 2019" de la Vicaría III

 

La Colonia Urbana de la Vicaría III, forma parte de las 4 Colonias Urbanas que ha organizado Cáritas Madrid. Aquí puedes leer su día a día:

 

 

 


ALBUM DE FOTOS

 



 

Un "Pasa Palabra" muy especial

 

Nuestro primer día en las Colonias Urbanas en Vicálvaro no podía empezar de otra manera que con una asamblea donde se explicaron las normas de convivencia necesaria para el buen desarrollo de la actividad. También se presentó al equipo de monitores entre vítores y aplausos.

 

Tras las presentaciones el grupo de los mayores se dispuso a completar el juego de “Pasa Palabra” con temática medioambiental, una oportunidad única para que nuestros acampados y acampadas pudiesen demostrar sus conocimientos y para aprender sobre como preservar nuestro ecosistema. El juego era por equipos, por cada letra salía uno o varios voluntarios de cada uno de los dos equipos. Primero debían competir en una pequeña prueba rápida (como ser el primero en tocar la pared del fondo, o sentarse en una silla...), si ganabas la prueba tenías el privilegio de contestar primero a la pregunta relacionada con la letra, si no acertabas hay rebote, si acierta es punto para tu equipo.

 

 

 

 

 

Teléfono escacharrado y "yincana ECO" en El Retiro

 

Comenzamos nuestro segundo día de colonias con una breve asamblea donde nuestros  monitores y monitoras nos contaron una sus “manías”. Después continuamos con unos divertidos juegos de mesa para mayores y medianos y un teléfono escacharrado para los más pequeños. A las 10:30 nos fuimos rumbo al Parque El Retiro.

 

Nada más llegar estuvimos almorzando y jugando en los columpios. Más tarde dimos comienzo a nuestra espectacular “Yinkana ECO”. Dividimos a todo el grupo en tres equipos lo más equitativos posibles. Los tres equipos debían de pasar por separado tres pruebas cortas relacionadas con la preservación del medio ambiente, las cuales se puntuaban del 1 al 5. Para finalizar la yinkana realizamos un juego del pañuelo a tres bandas.

 

Después jugamos a Enanos, Gigantes y Magos donde los acampados y acampadas tenían que dialogar y cavilar en grupo para intentar ganar el juego.

 

 Más adelante disfrutamos de una merecida comida de picnic bajo la sombra de los árboles. Y aprovechando que estábamos en El Retiro fuimos a dar un paseo y contemplar el lago. Tras nuestra visita cogimos de vuelta el metro a Vicalvaro.

 

Los más peques se lo pasaron bomba haciendo múltiples y variados juegos en el interior. Su imaginación y ganas de jugar parece que no tienen fin.

 




 

 Día de juegos tradicionales al aire libre

 

Como no podía ser de otra forma comenzamos nuestro tercer día de Colonia con la tradicional asamblea donde se aclararon y reforzaron ciertos aspectos de convivencia, se comunicó a los acampados y acampadas el plan del día y se presentaron las nuevas incorporaciones al equipo de monitores.

 

Más tarde medianos y mayores descubrieron el maravilloso juego de mesa “Duvel”, con el cual se estuvieron familiarizando por separado para luego competir ambos grupos en el juego que mezcla “el pañuelo” y el “Duvel”. Después, los que quisieron continuaron con el juego y los demás participaron en una competición de pin-pon o del juego del “UNO”. Los más peques estuvieron como locos jugando al director de orquesta, a los colores y pintando.

 

Más adelante nos fuimos al parque a comer un rico almuerzo y jugar al fútbol durante el esperado recreo. Tras el tiempo libre, medianos y mayores jugaron en dos equipos al balón prisionero, donde se podía mascar la tensión por ganar después de varios empates. Después de este primer juego, la competición siguió con un largo partido de beisbol con el pie.

 

 

 

Torres construidas sobre grandes historias

 

En nuestro cuarto día en las Colonias de Cáritas en el barrio de Vicalvaro comenzamos el día al igual que todos los demás con una pequeña asamblea donde presentamos las nuevas caras del equipo de monitores, les comunicamos el lugar de la excursión que íbamos a hacer más adelante y les recordamos las normas de convivencia dentro pero especialmente fuera con motivo de la salida. 

 

Hasta la llegada del autocar los mayores y medianos estuvieron compitiendo en una yinkana en el interior de la parroquia. La yinkana consistía en una especie de circuito con cinco pequeñas pruebas, la primera era dar la vuelta a un vaso, en la segunda tenían que jugar al Duvel con una carta, la tercera consistía en explotar un globo con el culo y el suelo, en la cuarta tenían que llevar una pelota de pin pon de un lado a otro ayudándose de una cucharilla que llevaban en la boca y en la ultima tenían que meter una ficha de cuatro en raya en el tablero para ayudar a su equipo a conseguir el 4 en raya. 

 

A las 10:30 cogimos el autobús rumbo al Vertical Park en el centro comercial Plenilunio. Durante dos horas y media los acampados y acampadas estuvieron escalando por todo tipo de rocódromos y probando sus habilidades en los retos de cuerdas y tirolinas. Aunque hubo alguno que no subió del segundo nivel, la mayoría llegaron a la dificultad máxima. Después de tanto desgaste físico pudimos disfrutar de una rica comida a base de sándwiches, pizza y perritos calientes. 

 

 


 

Sorpresas para la despedida

 

Último día de las Colonias. Para la despedida preparamos unas cuantas sorpresas. La mañana comenzó con una pequeña asamblea donde se explicó el orden del día y se presentaron a las nuevas incorporaciones. Tras la asamblea dio comienzo nuestro “Pasaje del Terror” con “Escape Room”. Les dividimos en tres grupos los cuales tenían que ir entrando de uno en uno en la parroquia para averiguar un misterio. Debían pasar por diferentes personajes de la historia, obteniendo pistas y pasando un poquito de miedo. Al final todos resolvieron el enigma y todos juntos de forma cooperativa lograron que triunfara el bien sobre el mal. Todo un trabajo en equipo con final feliz

 

Después, aprovechando la ambientación, jugamos a “tinieblas” y a diferentes juegos de mesa hasta la hora de ir al parque.

 

Por su parte, los más pequeños en lugar del pasaje del terror estuvieron pintando y viviendo un interactivo cuentacuentos.

 

Más tarde salimos al parque, donde tomamos un rico almuerzo mientras echábamos el último partido de la temporada. Dividimos a mayores y medianos en dos grupos para realizar el juego de la bandera. Ambos equipos tenían que esconder una bandera y tenían que intentar robar la del equipo contrario antes que les robasen la suya. Todos los participantes tenían una cinta de tela pillada con el pantalón a la espalda, si alguien te quitaba ese trozo de tela debía acompañarte a la cárcel hasta que los carceleros te liberasen.

 

Tras la bandera jugamos a un circuito de “piedra, papel o tijera”. Ambos equipos compitieron por llegar al otro lado ganando retos de piedra, papel o tijera.

 

Después del parque nos esperaba otra sorpresa de último día: ¡Comer en un restaurante todos juntos!

 

Al volver a la parroquia todos y todas hicieron su respectiva evaluación antes de pasar al super taller de “Just Dance”.