Santa Hortensia, 1-B - Teléfono: 91 548 95 80     caritasmadrid@caritasmadrid.org

Cáritas Madrid, COMPROMETIDA CON LAS MUJERES
Cáritas Madrid, COMPROMETIDA CON LAS MUJERES

Cáritas Diocesana de Madrid atendió el pasado año a 1.279 mujeres en situación de dificultad gracias a la colaboración de más de 120 personas voluntarias y cinco proyectos específicos de acogida a mujeres.



En la imagen (de izq. a dcha.) Milagros, Guadalupe y Aurora. Pincha para leer sus historias



 

Cáritas Madrid. 8 de marzo de 2020.- Cáritas Diocesana de Madrid cuenta con cinco recursos específicos dirigidos a evitar desigualdades, acompañar y dar respuesta a las mujeres, un colectivo especialmente vulnerable en nuestra sociedad.

Son cinco proyectos que tienen como objetivo brindar la asistencia que más se ajusta a la mujer a través de procesos de recuperación y motivación para mejorar sus condiciones de vida y favorecer su inserción en la sociedad a todos los niveles. Se trata de proporcionales una atención integral que aborda, desde un acompañamiento para mejorar su formación profesional o fomentar su desarrollo personal, hasta proporcionarle servicios de higiene, lavandería, cafetería o incluso residencia para las que así lo requieren.  

El pasado año, Cáritas Madrid atendió en estos centros a 1.279 mujeres en riesgo, casi el doble que en 2018.


1.- CEDIA Mujer. Hace poco más de un año, incorporamos un centro nocturno de acogida temporal (CEDIA Mujer) exclusivo para mujeres en situación de sin hogar para dar respuesta al aumento y especial vulnerabilidad de las mujeres en calle. CEDIA Mujer abre puertas desde las 21:00 horas hasta las 9:00 horas, de lunes a domingo, incluidos festivos, ofreciendo de forma transitoria a 20 mujeres una cama, cena, ducha, un espacio de descanso y desayuno. El centro acogió el pasado año a 394 mujeres.

Tras su estancia en CEDIA, trece de estas mujeres han continuado recibiendo atención integral (psicosocial) desde los pisos que forman el proyecto “Construyendo un Hogar” de Cáritas Madrid, desde donde desarrollan habilidades enfocadas a su plena autonomía.


2.- Casa de Acogida María Rafols. Este residencial acoge también a mujeres que aún necesitan un cierto acompañamiento para dar el salto definitivo a la vida autónoma, con sus propios recursos afectivos, económicos y sociales. Ayudadas por las Hermanas de la Caridad de Santa Ana, las mujeres desarrollan aquí habilidades de relación, convivencia, gestión y administración del hogar.


3.- Hogar Santa Bárbara. Es un proyecto residencial tutelado al que acuden mujeres en el periodo de gestación, parto y postparto que están solas y en situación de dificultad. El Hogar ofrece un acompañamiento individual que les ayuda en su preparación como madres, de convivencia social, planificación económica y orientación tanto laboral como residencial. El pasado año acogió a 22 mujeres y 25 menores.


4.- Centro abierto de Atención a la Mujer. A comienzos de este año 2020, hemos trasladado y ampliado el centro de día para mujeres en riesgo social, Luis Vélez de Guevara a la calle Concepción Jerónima, 19. El centro cuenta con capacidad para 74 mujeres en situación de exclusión social a las que ofrece unos servicios para atender sus necesidades básicas, así como un lugar de encuentro, asesoramiento y escucha para mejorar su calidad vida. El pasado año, desde Luis Vélez de Guevara atendimos a 721 mujeres que pudieron acceder a una ducha y a un kit de higiene femenina, lavar su ropa y enseres y descansar en una sala común con televisión, juegos de mesa y ordenadores. También pueden tomar un café y merienda.


5.- Centro de Día Alonso Cano. Es un espacio de encuentro y acogida desde donde se trabaja la integración social de las mujeres y se previenen situaciones de marginalidad. Para ello se trabajan sus necesidades sanitarias, psicológicas o de autoestima, e incluso jurídicas o educativas. Se atienden a distintos perfiles de mujeres sin red económica y familiar, víctimas de violencia de género y/o con problemas de salud mental, etc. El pasado año fueron acogidas 138 mujeres.

 

Vivienda y Empleo

Según los datos aportados en el VIII Informe de la Fundación Foessa sobre Exclusión y Desarrollo Social, estamos en un proceso de “feminización de la pobreza”. La probabilidad de las mujeres de caer en la exclusión social es mayor que la de los hombres, el impacto de la pobreza es más fuerte en su caso, así como la dificultad para salir de esta situación. Esto tiene que ver con la “feminización de las cargas familiares”, la elevada dependencia económica, la precariedad laboral, la dificultad de acceso a un empleo y a una vivienda y la violencia de género y el deterioro psicosocial que en su caso suele ser mayor. Son factores de exclusión que afectan a este colectivo especialmente, que lo hace más vulnerable y dificulta su recuperación e inserción social.

El VIII Informe Foessa también recoge cómo cada vez hay más mujeres sustentadoras principales del hogar en situación de exclusión social. Así, señala que, en la actualidad, las familias monoparentales (la mayoría están sustentadas por mujeres), junto a las familias numerosas, son los grupos más expuestos a la exclusión en Madrid.

 

Cáritas Diocesana de Madrid también constata esta realidad a través de su Servicio Diocesano de Vivienda. Contamos con cuatro centros residenciales y 358 viviendas sociales destinadas a ofrecer una alternativa temporal y transitoria a familias afectadas por el problema de acceso a la vivienda. Son recursos habitacionales de carácter transitorio y temporal que apoyan de forma transversal la atención integral que ofrecen los proyectos específicos de atención a mujeres. La mayoría de las familias acogidas en 2019 por el Servicio Diocesano de Vivienda son monoparentales, siendo sustentadas de forma casi exclusiva por mujeres solas con niños a su cargo.

 

También el Servicio Diocesano de Empleo -que apoya de forma transversal a los recursos de mujeres- es testigo de las necesidades de las mujeres. El pasado año se atendieron a un total de 6.804 personas, de las cuales, el 64 por ciento fueron mujeres.