Santa Hortensia, 1-B - Teléfono: 91 548 95 80     caritasmadrid@caritasmadrid.org

Campamento en Cercedilla del Residencial Jubileo 2000. VERANO 2020

 

 

Cáritas Madrid organiza este verano más de 20 Colonias Urbanas y Campamentos, en colaboración con el Programa CaixaProinfancia de la Obra Social "la Caixa" para que másde 400 niños y niñas disfruten de actividades al aire libre, educativas y formativas en un ambiente seguro y divertido. Aquí vamos a contar su día a día.


 



 

 

Un total de 18 niños y niñas del Residencial Jubileo 2000, situado en el distrito de Retiro, han pasado una semana llena de aventuras y diversión en el campamento organizado por Cáritas Diocesana de Madrid. En este campamento de 7 días han  podido sumergirse en una máquina del tiempo en el que cada día les llevó a un lugar y época diferentes. 

 

El primer día, Lunes 20, pusimos rumbo a Cercedilla con toda la ilusión de comenzar el campamento y como no podía ser de otra manera comenzamos creando nuestras camisetas de múltiples colores como nuestro uniforme de la tripulación que iba a viajar a lo largo de la historia. Por la noche con la ayuda de sus linternas pudieron encontrar la máquina del tiempo que había sido robada para poder realizar sus viajes a través de las diferentes culturas y civilizaciones. 

 

De Egipto, al lejano Oeste

Con el Martes llego el momento de realizar nuestro primer viaje en el tiempo, al antiguo Egipto, ellos tenían el Nilo y nosotros una excursión a las increíbles piscinas de Guadarrama donde los menores pudieron disfrutar de un buen chapuzón. Además como buenos egipcios tuvieron que descifrar en la actividad de la tarde el jeroglífico oculto para poder encontrar el tesoro, el cual pudieron disfrutar por la noche: ¡Cine con Palomitas! Y como buenos exploradores vimos la película Asterix y Obelix Misión Cleopatra.

 

Llego la hora de volver a realizar otro viaje, el miércoles día 22 niños y niñas aterrizaron nada más y nada menos que en el Lejano Oeste. Como buenos Indios y Vaqueros nos enfrentamos a unas divertidas pruebas en la gincana, en las que pudimos bailar country o jugar unas carreras de caballos como en el lejano oeste. Al anochecer, el campamento de los indios había sido amenazado por un oso, al cual deberíamos intentar descubrir con un divertido juego de linternas y guiándonos por el oído del silbato. ¡Fue lo más!

 

Miércoles día 23, del lejano Oeste nos trasladamos a la África salvaje de hace cientos de años, dominada por los animales más exóticos del mundo. Por la mañana como buenos tripulantes decidimos probar lo que era ser Tarzán, de liana en liana, y nos fuimos a disfrutar a las tirolinas en los árboles como un buen gorila en la jungla. Por la tarde decidimos combatir el calor de África con una guerra de agua armados con globos y pistolas de agua. Más tarde pusimos la película de Madagascar para poder relajarnos en la sábana africana. 

 

El viernes día 24, la máquina del tiempo decidió llevarnos a las inmensas aguas del Caribe rodeadas por sus fieros piratas donde pudimos practicar el arte de la navegación a la excursión que realizamos en piraguas por un lago precioso donde los menores se lo pasaron genial remando por el lago.  Como era de esperar debíamos realizar nuestra propia bandera como buenos piratas, y así fue, cada grupo realizó su bandera pirata para más tarde darla uso jugando al juego de atrapa la bandera donde las risas y el ejercicio fueron el plato fuerte de la


Sábado 25, toda la tripulación se adentró a la época de la brujas de Salem, donde pudimos jugar un cluedo con múltiples personajes y llenos de magia en el que los menores lograron averiguar quien había acusado a la bruja. Más tarde realizamos un momento formativo en el que los menores pudieron expresar como se estaban encontrando en el campamento, emociones y sensaciones terminando con un taller final en el que cada menor se fue con un abanico lleno de mensajes positivos del resto de sus compañeros. Fue un momento muy emotivo y bonito, que seguro que recordarán. Como última noche de campamento les pusimos Harry Potter y la piedra filosofal.

 

El Domingo 26, nuestra aventura finalizó y dejamos la máquina del tiempo para poder volver a casa. Ha sido un Campamento lleno de emociones y aventuras, rodeados por la naturaleza en el que los menores han podido disfrutar de un montón de actividades y la compañía de unos y otros.


 

VOLVER AL MENÚ DE COLONIAS URBANAS