Santa Hortensia, 1-B - Teléfono: 91 548 95 80     caritasmadrid@caritasmadrid.org

Bautismo del Señor

La fiesta del Bautismo del Señor, cierra el tiempo de Navidad. Desde mañana comenzaremos el Tiempo Ordinario hasta la llegada de la Cuaresma.


Cáritas Madrid. 12 de enero de 2020.- La liturgia de hoy, por medio de las lecturas, nos va a decir quién es este Jesús adulto, que se acerca a Juan para que lo bautice.

«El encuentro con Juan Bautista fue para Jesús una experiencia que dio un giro a su vida. Después del bautismo del Jordán, Jesús no vuelve ya a su trabajo de Nazaret; tampoco se adhiere al movimiento del Bautista. Su vida se centra ahora en un único objetivo: gritar a todos las Buena Noticia de un Dios que quiere salvar al ser humano.

Pero lo que transforma la trayectoria de Jesús no son las palabras que escucha de los labios del Bautista ni el rito purificador del bautismo. Jesús vive algo más profundo. Se siente inundado por el Espíritu del Padre. Se reconoce a sí mismo como Hijo de Dios. Su vida consistirá en irradiar y contagiar ese amor insondable de un Dios Padre.

Esta experiencia de Jesús encierra también un significado para nosotros. La fe es un itinerario personal que cada uno hemos de recorrer. Es muy importante, sin duda, lo que hemos escuchado desde a niños a nuestros padres y educadores. Es importante lo que oímos a sacerdotes y predicadores. Pero, al final, siempre hemos de hacernos una pregunta: “en quién creo yo? ¿Creo que Dios o creo en aquellos que me habla acerca de él”?»(23).

 

GRACIAS POR MI BAUTISMO, SEÑOR

Recordando hoy el bautismo de Jesús, ponemos nuestra fe ante ti y ante todos los cristianos del mundo.
— Para que los bautizados seamos gente alegre, divertida, trabajadora, justa y, sobre todo, que ama mucho. Gracias por mi bautismo, Señor.
— Para que los que no sienten tu presencia en su interior, para los que no sienten tu dinamismo, hazte oír, Señor. Gracias por mi bautismo, Señor.
— Para que sepamos consolar, ayudar a tus hijos a ser expertos en el ser humano, para facilitar la vida alrededor. Gracias por mi bautismo, Señor.
— Para que todo el personal de tu Iglesia sea un canto al amor, a la sencillez, a la justicia y a la alegría, Gracias por mi bautismo, Señor.
— Con su bautismo, Jesús comenzó su vida pública. Que nosotros, al reflexionar sobre él, sintamos la fuerza del Señor para presentarlo a los demás. Gracias por mi bautismo, Señor.
— Por los alejados, los que te rechazan, los que hacen locuras en tu nombre; hoy te pedimos que te hagas presente en sus vidas. Gracias por mi bautismo, Señor.