Santa Hortensia, 1-B - Teléfono: 91 548 95 80     caritasmadrid@caritasmadrid.org

Apariencias que engañan

La Cáritas parroquial de San Jerónimo el Real colabora con las Cáritas parroquiales de otras 32 parroquias de Madrid.


Cáritas Madrid. 19 de febrero de 2019.- Pasear por el barrio de los Jerónimos, uno de los más bellos y señoriales de Madrid, contorneado por el parque del Retiro, el Jardín Botánico, el paseo del Prado y la calle de Alcalá, constituye un verdadero placer. Este barrio contiene algunos de los monumentos más emblemáticos de la ciudad, aquí se encuentran el Museo del prado, y también la iglesia de San Jerónimo el Real vulgarmente conocida como “Los Jerónimos”, que, aunque muy reformada, es el único ejemplo de gótico tardío de la ciudad. 


En un barrio como este, parece que no tiene mucho sentido la existencia de una Cáritas parroquial. ¿Quién puede necesitar ayuda aquí? o ¿Cómo se puede ayudar desde aquí?, son algunas preguntas que se suscitan. 


Sin embargo, la Cáritas Parroquial de “Los Jerónimos”, bajo la dirección y con la máxima implicación del párroco José Luis Bravo, está muy bien organizada. 20 personas voluntarias con Paz a la cabeza, como coordinadora de los diferentes servicios, atienden actualmente a 43 familias procedentes de 25 parroquias de la capital, de hecho, sólo dos de las familias pertenecen al entorno parroquial. 


Todo ello es posible porque en esta parroquia se entiende perfectamente el sentido de la “comunión de bienes”, ese vínculo que une a personas que han decidido compartir su tiempo y su trabajo, con otras personas hermanas que sufren necesidad y necesitan ayuda. 


Personas como Charo, que, con sus más de 90 años, sigue colaborando sin desfallecer con una energía envidiable, o María, de las más jóvenes, que, a pesar de haberse trasladado a La Coruña por motivos personales, mantiene a distancia los ficheros informativos necesarios para ofrecer la mejor atención. Todo el equipo da siempre lo mejor de sí. 


Y ese esfuerzo, realizado por el “amor fraterno” que todo el equipo comparte, permite atender en la acogida y con la debida justificación, a familias derivadas de parroquias que solicitan la colaboración de San Jerónimo el Real, a las que se facilitan alimentos y ropa. 


Alimentos que se reciben del Fondo Europeo de Ayuda a Desfavorecidos y del Banco de Alimentos de Madrid, que se almacenan con todos los requisitos exigidos, y que se distribuyen periódicamente, cuidando de favorecer un régimen alimenticio adecuado para cada tipo de familia beneficiaria. 


Ropa que se recibe, clasifica y selecciona en un renovado y reorganizado ropero, que permite atender con la mayor dignidad a las más de 200 personas a las que se ayuda. 


Y no se pueden olvidar las acciones de atención a mayores y de sensibilización, como el apoyo prestado en el Día de Caridad con la instalación de dos mesas, desde las que se informa a todo aquel que lo permite, de las muchas facetas de la labor de Cáritas Madrid en apoyo de los desfavorecidos y la participación activa de María en el equipo de sensibilización y comunicación de la Vicaría III. 


Como se decía al inicio de esta noticia, aparentemente una Cáritas parroquial en este barrio no tiene sentido, pero a veces las apariencias engañan, porque esconden la entrega desinteresada 

de un grupo de personas que, siguiendo las enseñanzas de Cristo (Mateo 25:35-45), solo ven al hermano en aquellos que les son presentados porque tienen hambre o necesitan vestido.